Publicidad
El portal más innovador, dedicado las 24 h. de los 365 días del año en prevención de la salud, bienestar y calidad de vida en Internet. Ofrece apoyo continuo a niños, jóvenes, adultos, mayores y empresas a conservar su más grande tesoro : La Salud.
Salusline logo
Salud, Formación, Calidad de Vida

EMPRESA

PRODUCTIVIDAD
PARA SU EMPRESA

BAJAS POR
ENFERMEDAD

ROTACIÓN DE
EMPLEADOS

BUSCAR
 
Servicios Gratuitos Salusline
Infórmese. Artículos:

Ejercicios y Tests
Testimonios
Publicidad
¿Quiere perder Peso?
Salusline premia su esfuerzo!
Suscriba ahora mismo
a uno de nuestros programas personalizados y obtendrá un 50% de descuento!!
Centros de Salud
Buscasalud
¡ENCUENTRE EL MEJOR HOTEL, SPA, O GIMNASIO DE SU CIUDAD.
Area Multimedia Videos
¿Quiere saber más de su estado de salud? Salusline premia esta breve encuesta...
Indique su Peso (Kg.)
Estatura (cm.)
Edad  

¿Quiénes Somos? ¿Qué es Salusline.com..

ACCIDENTES DOMÉSTICOS: CÓMO PREVERNIRLOS

Quemarse la mano con la salpicadura del aceite hirviendo al cocinar, tropezar con la esquina de una mesa, resbalarse en la ducha, intoxicarse por inhalar productos de limpieza, pillarse el dedo al cerrar una puerta…¿quién no ha sufrido alguna vez un accidente doméstico, de esos que llamamos ‘tonto’? Los accidentes domésticos son bastante más comunes de lo que nos podemos imaginar, precisamente por esa facilidad que tenemos los seres  humanos de tropezar en lo más llano. Pero atención,  que muchos de estos pequeños y a veces grandes desastres pueden evitarse con la prevención, y no es tan difícil, sólo hay que estar alerta y anticiparse  el peligro.

Por ser el hogar uno de los espacios donde más tiempo pasamos, no es de extrañar que sea también donde mayores posibilidades tengamos de accidentarnos, sobre todo si no hemos previsto qué situaciones son susceptibles de ocasionar peligro para quienes habitan bajo ese techo, fundamentalmente cuando se trata de niños menores de cinco años y mayores de más de 65, aunque son las mujeres quienes se llevan la palma, según las estadísticas, si superan los 45. Pero veamos la lista de los accidentes más comunes, y qué hacer para prevenirlos:


Caídas
Suelen producirse por pavimentos poco o demasiado limpios, ya sea por estar impregnados de grasas o mojados, o bien por ser resbaladizos al estar mal encerados. Los huecos mal protegidos, las ventanas bajas o las barandillas de corta altura y el uso de sillas con asientos inestables, o escaleras en mal estado para alcanzar objetos a cierta altura, pueden ser también causa de caídas.


Prevención  
Para prevenir, lo suyo es mantener el suelo libre de obstáculos, limpiarlo con productos antideslizantes, evitando superficies resbaladizas, poner alfombrillas adherentes al suelo de la bañera o pegatinas con colores y formas sugerentes, que además divierten a los niños; deberemos cuidar que las barandillas tengan una altura mínima de 60 centímetros y proteger las ventanas que se encuentran a menos de un metro de altura con defensas adecuadas, como barrotes que impidan que un niño pueda introducir su cabeza para asomarse. Habilitar un sistema de bloqueo en puertas y ventanas que den acceso a zonas de riesgo es recomendable también, así como usar escaleras de tijera y revisarlas antes de subirse, e impedir que los niños suban a los muebles y permanezcan de pie.

Los primeros auxilios
No levante a la persona inmediatamente (en caso de que no sea usted mismo el propio accidentado) y cerciórese primero de que no hay aturdimiento, posibles fracturas, o pérdida de consciencia en caso de que el golpe haya sido en la cabeza, la espalda o el tórax. Mire si se trata de una contusión (golpe sin herida externa), de un traumatismo con hemorragia, de una luxación (fuerte dolor y deformación de la articulación) o de un esguince, en cuyo caso sólo hay dolor sin deformación. La valoración sobre las medidas a adoptar, viendo si es necesario llamar a urgencias, deberá establecerla el sentido común en cada caso.

Intoxicaciones, alergias e irritaciones
Los que principalmente originan este tipo de accidentes suelen ser  medicamentos, productos de limpieza, bebidas alcohólicas, insecticidas, productos de jardinería, pinturas, disolventes,  pegamentos, combustibles y productos de perfumería y cosmética. Productos que normalmente pueden ser ingeridos por los niños, y que rara vez causan efecto por inhalarlos, si bien puede causarnos daño su contacto.

Prevención
En estos casos, las normas básicas de la prevención apuntan a guardar el producto en lugares fuera del alcance de los niños como suelen indicar los fabricantes, y si se guardan fuera de sus envases originales pegarles la etiqueta correspondiente, evitando que los recipientes sean de bebidas o alimentos que conserven su nombre original para no confundirnos. Obviamente, deberán almacenarse separadamente de los productos de alimentación.

Si se trata de medicamentos, preferiblemente guardarlos bajo llaves si hay niños, y cuando usemos productos de limpieza, no mezclarlos indiscriminadamente porque en muchos casos puede ser una bomba (lejía con salfumán, por ejemplo), con desprendimiento de cloro, un gas tóxico, igual que ocurre al unir la lejía y el amoniaco. Y si se trata de insecticidas, no pulverizar junto a alimentos o personas y animales domésticos, y permanecer fuera de la habitación durante un tiempo prudencial.


Uso de Combustibles
Si tiene en casa electrodomésticos como estufas o braseros, debería emplearlos en espacios con suficiente ventilación, igual que si dispone de garaje, que nunca deberá dejar el coche en marcha en su interior. Y en el caso del gas, no se olvide de cerrar la llave de paso al acostarse y procure evitar las corrientes de aire que puedan apagar la llama sin que usted se de cuenta, y de vigilar los recipientes de líquido sobre el fuego, que al hervir rebosen y apaguen la llama. En caso de oler a gas, ni encienda mecheros ni interruptores eléctricos que provocarían una gran explosión. En caso de tener calentadores de gas en el baño, cerciorarse de que están instalados bien.
Los efectos de una intoxicación pueden ser múltiples, y sus manifestaciones tan diversas como tener alteraciones de la consciencia, digestivas (con vómitos, nauseas, dolores abdominales, diarreas) o respiratorias, con aumento o disminución de la frecuencia de la respiración. La importancia de la intoxicación dependerá de la cantidad del tóxico que penetre en el organismo, que incluso puede llegar a producir quemaduras en los labios e incluso convulsión.


.Primeros auxilios
Aunque lo recomendado en primera instancia es llamar al Centro de Información Toxicológica de Madrid, al teléfono 915620420, como norma general no se debe provocar el vómito salvo cuando la intoxicación es por medicamento, y si la víctima está consciente y se actúa inmediatamente después de la ingestión. En otros casos se trata de neutralizar el tóxico bebiendo 1 litro de agua con 6 claras de huevo diluidas, identificando el tóxico en cuestión para informar al médico y recogiendo restos como vómitos o envoltorios. Es conveniente vigilar las constantes vitales (respiración, pulso, temperatura, tensión arterial…) y colocar al accidentado en posición lateral de seguridad, una postura standard de espera para transporte, consistente en apoyar la cabeza sobre su brazo extendido hacia arriba y flexionarle la rodilla del lado contrario sobre el que se apoya, igual que su brazo para que quede ‘anclado’ en el suelo y evitar que ruede. Finalmente abrigarlo.


Quemaduras
Las quemaduras suelen producirse por situar objetos eléctricos (estufas, lámparas, hornos, tostadores etc) al alcance de los niños, no disponer de asas aislantes en cuerpos calientes y cogerlas sin protección en las manos, o por salpicaduras de agua o aceite hirviendo, y contacto con sustancias tóxicas o corrosivas como la sosa o el ácido sulfúrico.


Prevención
Tener siempre presente que los mangos y los guantes aislantes son imprescindibles en la cocina, igual que las tapaderas a la hora de cocinar, y que los niños no deben andar pululando alrededor de lugares potencialmente peligrosos como la cocina o la zona de plancha, ni tampoco jugar con cerillas o mecheros que se han dejado al alcance de su mano. Obviedades todas que, sin embargo, no siempre se tienen en cuenta a tenor de lo que cuentan las estadísticas sobre accidentes domésticos.


Primeros auxilios
Lo primero que habrá que hacer es enfriar la quemadura inmediatamente, poniendo la zona afectada bajo un chorro de agua fría, durante diez minutos o más si no desaparece el dolor, aunque en el caso de quemaduras químicas habría que ampliar el intervalo a 15 o 20 minutos bajo un chorro de agua abundante, para cubrir a continuación la zona afectada con apósitos estériles o muy limpios y humedecidos. No hay que aplicar cremas, ni pomadas, ni otro medicamento, ni quitar la ropa si está adherida a la piel. Solamente en caso de que esté impregnada de productos cáusticos hirvientes. Tampoco habrá que dar de beber si tiene sed (sólo humedecer los labios), ni pinchar las ampollas, pero sí retirar anillos reloj, pulseras etc. En caso de que la quemadura sea de gran envergadura, trasladar a la persona a un centro especializado donde se valorará la administración de líquidos.
En el supuesto de que hayan sido los ojos los afectados por productos químicos, se aconseja lavarlos con agua abundante durante 20 minutos mínimo, cubrirlos y acudir a un centro especializado.


Lesiones producidas por la electricidad
Si bien la electricidad produce quemaduras, también puede provocar lesiones en el sistema nervioso, provocando una parada respiratoria y cardiaca de persistir la corriente. Será la resistencia interna de nuestro propio cuerpo y la humedad de suelos y paredes la que determinen la intensidad con la que circule dentro de nosotros. Las tensiones peligrosas en corriente las encontramos sólo en usos industriales


Prevención y pautas a seguir
Proteger los enchufes si hay niños en la casa y cuidar de no dejar cables sueltos, ni antenas, y cuando se trate de arreglar enchufes o manipular lámparas, desconectar la llave general de la vivienda, o en su defecto aislarse del suelo pisando madera. Si existe vitro cerámica en la vivienda, dejar siempre la llave de seguridad puesta una vez se ha acabado de cocinar. En el caso de cualquier sacudida, desconectar la corriente antes de tocar a la víctima, como medida inmediata, cubrir los orificios de entrada y salida de la zona afectada, y trasladar al hospital a la víctima aunque las lesiones sean mínimas ya que pueden aparecer lesiones tardías.


Contusiones
Las contusiones son golpes que uno se produce sin romper la piel, con resultado a veces de magulladuras o aplastamientos, pudiendo ocultar lesiones internas. Cuando es leve, sólo hay enrojecimiento sin mayores consecuencias, pero si la intensidad es mayor puede haber rotura de pequeños vasos sanguíneos y el consiguiente cardenal, e incluso en ocasiones hinchazón, conocido popularmente con el nombre de chichón.


Primeros auxilios
Se recomienda inmovilizar la zona afectada y aplicar frío local mediante compresas de agua fría (o hielo envuelto en un paño o una bolsa para que no toque directamente la piel), consiguiendo así una vasoconstricción o cerramiento de los vasos sanguíneos, anestesiando las terminaciones nerviosas del dolor. Igual que con las ampollas en ningún momento hay que pinchar los hematomas y, en función de su envergadura, se recomienda igualmente visitar a un facultativo ya que en ocasiones bajo éstos pueden ocultarse lesiones importantes internas que pasan desapercibidas. Siempre, y en todos los casos, aplicar el sentido común.          

ACCESO USUARIOS
Salusline Productos
PRODUCTOS
HRA ®
Test de Riesgos para la Salud. Reciba un informe detallado para mejorar su salud.
Conozca todo para ganar en vitalidad y calidad de vida.
Realice ahora mismo su Test Personalizado de Salud

Tienda ¡Salud!
Lo mejor para su salud
Programas de Salud Personalizados:
CURSOS